af_publi_traslado_2016

PSICOLOGIA VALENCIA. (Psicología positiva, piensa en positivo)

La psicología valencia ha evolucionado mucho en las últimas décadas, atrás quedaron las terapias psicoanalíticas inspiradas en las teorías freudianas. Centradas en indagar en los procesos psicológicos inconscientes y represiones del ser humano, contando con su resistencia al análisis de los mismos.

Muchos más enfoques conviven hoy día; desde el conductismo centrado en la conducta, cognitivismo basado en los procesos mentales del sujeto, su enfoque conciliador; el enfoque cognitivo-conductual, perspectiva evolutiva, perspectiva cultural…

Y el enfoque que en mi opinión y de otros expertos está consolidándose en estos nuevos tiempos, la perspectiva humanista en psicología valencia. De carácter muy optimista, en busca del bienestar del ser humano, del desarrollo de todas sus potencialidades.

Dentro de este enfoque surge con fuerza la psicología positiva valencia, que se centra en las bases del bienestar psicológico, la felicidad, las fortalezas y virtudes humanas. Gracias a Martin Seligman que propuso la teoría en 1990.

Atrás quedaron los análisis de los aspectos negativos y patológicos del ser humano. Preferimos ahora centrarnos en los aspectos positivos, en reforzar los aspectos positivos de cada sujeto para su propio bienestar y crecimiento personal.

Se nos presenta pues, a mi modo de ver una psicología valencia más amable con la persona ya que no removemos sus puntos débiles centrando la atención en lo negativo, sino que nos centramos en lo positivo, resaltando las fortalezas.

Acaso no es mejor cultivar emociones positivas como la felicidad, la alegría o el amor en lugar de centrarnos en la tristeza, la infelicidad y el desamor.

Dicho así lo vemos muy sencillo pero aún son muchos psicólogos los que no abandonarían su enfoque por este otro, por ello recibe multitud de críticas, como que todo es una fantasía y no es real y yo me pregunto y ¿qué es real, estar triste y apenado?

Partimos de que es nuestra mente la que decide cómo estamos, cómo nos encontramos, cómo nos sentimos. Triste/contento por ejemplo, por qué un día me siento contento y al día siguiente triste sin haber variado nada mi situación personal.

Hay muchas personas que su emoción del día se basa en ese primer pensamiento al despertarse, ¿me siento bien? ¿He dormido suficiente? ¿Estoy descansado/a? Dependiendo de la respuesta afirmativa o negativa creo mi emoción del día y la mayoría de las veces no soy consciente y si soy consciente, muy pocas personas tienen la habilidad de polarizarse en esa emoción y estoy todo el día triste o medio deprimido.

O me despierto ya con afirmaciones tan maravillosas como” vaya rollo de día hoy” (por cualquier motivo), “ufff… que palo hoy curro X horas”. Eso es levantarse con buen pie.

O a los que les es difícil dejar lo pasado y vuelven una y otra vez a su emoción negativa, porque ayer o antes de ayer, mi madre, padre, hermano, amigo…me dijeron, hicieron…y me levanto ya enfadad@.

También nos sucede a veces que nos levantamos con buen pie pero enseguida sucede algo que nos tuerce el día. Y aquí nos tenemos que preguntar ¿es tan importante el suceso para perturbar mi paz?, a veces una simple contrariedad nos estropea el día, por ejemplo un dependiente desconsiderado, nos hace enfadar tanto que nos obcecamos y no vemos más allá, y nos convertimos en una queja continua el resto del día.

En general tenemos una mente negativa. Solemos ver el lado malo de las cosas, la botella medio vacía. Los pensamientos negativos alimentan emociones negativas y conductas negativas, todo se retroalimenta en esta espiral de negatividad de la que a veces no sabemos cómo salir.

De la misma forma, pensamientos positivos generan emociones positivas y conductas positivas y centrados en una espiral positiva también todo se retroalimenta en positivo.

Los estados mentales positivos actúan como barreras para los trastornos psíquicos, con una mente positiva es menos probable que tenga una depresión, muy improbable; y tienen un enfoque preventivo y rehabilitador en psicología valencia.

Pensemos que ante un mismo hecho puedo ver su parte positiva o su parte negativa. Éste sería un buen ejercicio de psicología valencia positiva. Cuando evaluamos un hecho que de entrada nos parece negativo, hacer el esfuerzo de ver sus dos partes. La negativa seguro que la vemos enseguida, trata de encontrarle la positiva.

Intenta pensar más en positivo, valorando las cosas buenas de la vida. Te sentirás mucho mejor y tendrás mejor autoestima. Otro ejercicio bueno sería antes de acostarte piensa tres momentos agradables del día. Te irás a dormir con mejor estado de ánimo y tu sueño será más reparador ya que dormirás más relajado.

Psicología infantil Valencia.

La psicología infantil valencia también está incorporando el enfoque de la psicología positiva valencia. Y observamos su influencia ya en el ámbito educativo y en el clínico.

Nuevas formas de pedagogía y psicología infantil valencia positiva se están instaurando en la educación. En España gracias a iniciativas de pedagogos, psicólogos y maestros, éstas ideas poco a poco van calando en la educación. Ya hay programas educativos basados en potenciar las fortalezas de los niños. Y multitud de iniciativas individuales y de pequeños grupos que educan en positivo.

Esperemos que no se demore demasiado su instauración a nivel más oficial.

En la práctica de la consulta también se está enfocando la psicología infantil valencia de forma positiva, los resultados son mejoras increíbles en menor tiempo. Fundamental en el trabajo con la autoestima, miedos infantiles, comportamientos no deseados, depresión infantil, problemas emocionales y de socialización…

Para los niños también es fundamental este cambio de perspectiva por parte de los padres. La mayoría de las veces los padres se fijan en lo que hacen mal sus hijos, con afán de corregirlos y que sean mejores y muchas veces esto se traduce en quejas y riñas constantes hacia los hijos. Observando sólo su parte negativa, viendo todo lo que hacen mal.

Intentad por un momento centraros en lo que hacen bien vuestros hijos y reforzarlos positivamente, ellos os lo agradecerán y su autoestima también.

Todos vivimos mejor pensando en positivo y no es sólo pensar que la vida es bella, y todo de color de rosa. Se trata de lo que nos decimos a nosotros mismos a cada momento, de cómo interpretamos todos los sucesos de nuestra vida, de nuestras ilusiones y visiones de nuestra vida en perspectiva…de nuestra vida en positivo.

Si te gusta Compartelo....
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone